En el día grande del verano, ¿Algo mejor que Domino dancing? Te reto a responderme. Simplemente perfección.